World of Maria Pia Cornejo.

img

Si trazo una línea de tiempo de mi vida, pareciera que he dado saltos entre diversos mundos. Crecí en Talca (Chile), donde el ritmo es más lento y lo cotidiano mira con extrañeza la locura de la capital. En esa localidad viví mi infancia, juventud, hice amigos y fui mamá. En pleno desarrollo de mi identidad, el diseño y el arte surgieron como un factor clave , una forma de escapar y liberarme de la mentalidad aburrida y conservadora de mi entorno. Así, tomé una maleta llena de ilusiones y sueños y volé a Milán y Buenos Aires para formarme en moda y alta costura.

De vuelta en Chile, comencé mi etapa profesional en el área de vestuario de Televisión Nacional de Chile, Cirque du Soleil y en el Tour MDNA de Madonna (2012). En el 2016 tomé una decisión crucial, volví a Talca para crear mi propia marca y lancé la colección Zirconia la cuál se convirtió en mi primera portada en Nueva York. Esa fue la base que permitió convertirme en directora creativa de mi proyecto. Luego vinieron Politrópolis (2017, destacada por Vogue Latinoamérica) y Metallic Lights (2018), en las que elaboré propuestas conceptuales y visuales que llamaron la atención de la crítica por su materialidad, volúmenes con inspiración arquitectónica y estética futurista.

En el 2017, se generó un punto de inflexión en mi carrera al proyectar una trilogía compuesta por Healing (presentada en la Vancouver Fashion Week 2018 y destacada por Vogue UK), Alma (lanzada en la New York Fashion Week 2020) y Rebirth (2021). Esto es fruto de un proceso continuo de reflexión, búsqueda de sentido y definición sobre mi rol en el planeta, siempre pensando en una dimensión más universal. Además, Rebirth coincide con una fase histórica en el mundo de renacimiento y esperanza, una nueva Era.

En solo cuatro años he realizado seis colecciones, lo que implica dirigir equipos, definir planes, objetivos y metas, y a la vez formularme preguntas, indagar en mi mundo interior para comprender lo que me rodea y definir los mensajes que quiero entregar. De hecho, mi forma de hablar es reposada, elijo cada una de las palabras que salen de mi boca para proponer una idea, porque creo “en el valor y el poder de los conceptos.” María Grazia Chiuri, directora creativa de Dior, opina que “cuando eres una mujer que hace ropa para mujeres, la moda no se trata solo de cómo te ves, se trata de cómo te sientes y cómo piensas”. Ese planteamiento me representa, porque está en sintonía en cómo abordo mi trabajo que combina el carácter del ser humano, el sentido de la vida, el diseño y la innovación.

Algunas personas me preguntan por qué vivo en una ciudad sin conexión con grandes eventos o importantes circuitos de la moda. Me atrae este lugar tranquilo, donde puedo crear, compartir con mi hijo y colaborar en un pequeño hotel que pertenece a mi familia, donde tengo la posibilidad de conocer a personajes e historias impresionantes. La verdad es puedo estar en Milán o en una gran pasarela en Nueva York, pero lo que realmente me mueve es entregar mensajes que dejen algo positivo a la humanidad y eso se puede hacer desde cualquier parte del mundo.

“Mi gran sueño es que algún día todos los humanos podamos llegar a los estados más altos de conciencia”